Reseña: Yona, Princesa del Amanecer

Título: Yona, Princesa del Amanecer (Akatsuki no Yona)

Autor: Mizuho Kusanagi

Editorial: Norma Editorial

Formato: Rústica con sobrecubierta

Precio de cada tomo: 8,00€

Serie abierta

Yona, Princesa del Amanecer es uno de mis mangas favoritos de este año de Norma Editorial. ¡Que no te engañen las portadas! Clasificado como un shojo (género de manga destinado potencialmente a chicas), este manga es para cualquiera que esté buscando aventura, fantasía, romance y/o comedia.

En una historia situada en una país fantástico parecido a la China feudal, Yona es la princesa del reino. Una princesa adolescente sobreprotegida que nunca ha necesitado nada y siempre ha tenito todo al alcance de su mano, gracias a la atención de su padre y rey, persona protectora que cuida de su hija por encima de todo. Con una prohibición de no tocar un arma desde que nació, es inocente, ingenua y acostumbrada a todos los lujos que le correspondan como princesa. Pero ya sabemos que no va a durar. La noche de su 16º cumpleaños es testigo del asesinato de su padre, y junto con su protector y mejor amigo, huyen del castillo, temiendo por su vida. Es la primera vez que pisa el suelo fuera del castillo y el mundo es mucho más duro de lo que está acostumbrada.

El primer tomo nos sitúa perfectamente en el mundo de Yona. A primera vista parece que se trata de una princesa guapa atrapada en un triángulo de amor. Parece un shojo  típico, ¿verdad? Ah, espera un poco; ¡la trama se complica!

Llegamos a la profecía. ¿Qué tipo de profecía, dices? Pues, el tipo de profecía que mandará a nuestros dos protagonistas por todo el reino buscando los cuatro guerreros del dragón que deberán ayudar a Yona a retomar su reino, además de deber encontrar su ‘espada’ y su ‘escudo’. Sí, lo has leído bien – hay gente por allí con poderes de un dragón. Si esto no te hace querer leer el manga, ya no sé qué lo hará.

En cualquiera buena historia de fantasía, se interponen problemas y dificultades en el camino de nuestros héroes pero aprenden a superarlas juntos. Yona descubre que posee más fuerza de lo que pensaba, sorprendiéndose ella misma y a los de su alrededor – ella es ferozmente leal a sus amigos, amable, determinada a hacer lo correcto para sus súbditos incluso si le pone a riesgo. Ya no es la chica ingenua que vivía tras las paredes del castillo y es imposible no amar a Yona cuando soporta todo con una determinación que sorprende a los que la rodean.

Yona es el núcleo de su pequeño grupo y vemos claramente que su lealtad y amistad inquebrantable afecta a todos a su alrededor. Cada uno de los personajes (no los quiero menospreciar pero no los nombraré para evitar spoilers) tiene su propia personalidad e indagamos en su pasado con cada tomo, y aprendemos a amarlos cada vez más también.

Cada personaje tiene su estilo distinto de habla y vestido, lo que da crédito a la atención a los detalles del artista. Un detalle que me gusta especialmente es que el dibujo del protector de Yona es diferente de los demás – el color de su pelo, la forma de sus ojos; algo que le diferencia inmediatamente de los otros personajes.

Este manga está lleno de emociones. Se va desarrollando muy bien el argumento (al menos hasta ahora) y tendremos que ver si sigue así de entretenido o se alargan las tramas innecesariamente.

Hasta ahora es una recomendación fija en la tienda. Si buscas fantasía, piratas, risas, suspiros, lágrimas, deberías darle una oportunidad a Yona. La primera edición de los dos primeros números sale a 4€ cada uno, y va a un ritmo mensual lo que significa que no tendrás que esperar mucho a por el siguiente (aunque a veces un mes puede ser eterno cuando quieres leer el siguiente tomo YA).

Gracias a Norma Editorial por traernos esta pequeña joya.

Pincha aquí para comprar el número 1 de este manga super genial 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *